Para ver mejor cada foto, haz click en ella y se ampliará.

lunes, 24 de octubre de 2016

195.- Cuando el Arte suena



Hoy me he colado en casa de Rafael Montemayor.

Rafa es luthier.
Se formó en Cremona, Italia, una localidad de gran tradición en la luthería con reconocido prestigio, y París. Pasando por sus manos importantes instrumentos hitóricos de incalculable valor.
De su taller han salido instrumentos que son tañidos por prestigiosos intérpretes y a él han llegado joyas de siglos pasados en mejor o peor estado de conservación para su restauración. Rafa goza del reconocimiento de los más importantes luthieres a nivel internacional, así como entre los instrumentistas que le quitan de las manos sus ceaciones. Un "Montemayor" en un seguro de calidad.

Es su taller un lugar íntimo y cálido, lo da la madera, y en él se encuentra a gusto, se nota. Así es mi amigo Rafa, discreto y afable. Tal para cual.
Rafa es músico primero, como ha de ser, su instrumento es el violín y es capaz de hacer sonar cuatro maderas convenientemente trabajada y dispuestas. Tarea nada fácil si tenemos en cuenta que no se puede probar el instrumento a medio hacer, hay que terminarlo.

Talla las maderas con sus manos, nada de maquinaria, hundiendo la gubia con maestría y precisión hasta conseguir la curvatura adecuada. Después unos golpecitos en la tabla le sirven para saber cómo sonará el instrumento. Manos y oído son sus armas.

Si esto no es Arte...
Arte que termina sonando.

En la foto Rafa está dando un repaso a un violoncello, en este caso se trata del de Patricia, mi hija. Está en buenas manos, para mi, las mejores.

NOTICIAS


La chica y el guardia

Mitad y mitad

Calle 1

La Torre

Alter Markt, Salzburg